Güelfos y gibelinos en un estudio artistico ajedrez

Al resto de los profanadores habría que aplicarles tortura china por su descerebrada osadía.Una serie televisiva dedicada a exprimir al mito se lleva todas las papeletas iniciales para olerse la degradación, la acumulación de tópicos, un Marlowe de calderilla. 


Las previsiones se han confirmado en el primer capítulo. A Marlowe lo han disfrazado de camionero honrado, de luchador de «catch», de cantamañanas hosco. Los guionistas se esfuerzan por imitar los inimitables diálogos de Chandler con resultados cómicos, con definiciones líricas tipo: «Era un loco maravilloso», más adecuadas para una fotonovela destinada a la clase media que al universo de Marlowe. La ambientación va de revival cutre y la acción es más que previsible.Los ministerios de cultura, tan desocupados ellos, tan amantes de congresos y trascendencias similares, deberían ejercer de inquisidores contra todos los que atenten contra patrimonios colectivos como Shakespeare, Stendhal, Cervantes, Borges o Chandler.

Gari Kasparov campeón del mundo de ajedrez ganó con toda facilidad su partida de la tercera ronda del Torneo Internacional de Linares. Lajos Portisch, el veterano y sólido maestro húngaro, cambió las damas en cuanto pudo (ante la nueva india de rey planteada por Kasparov) recunciando casi totalmente a la victoria. Solamente 13 jugadas después tuvo que inclinar su rey. En estos momentos encabeza la clasificación junto con Artur Yusupov que se deshizo del yugoslavo Ljubojevic, en 35 jugadas. La apertura fue una india de dama y Jusupov dominó el juego claramente de principio a fin. 

Comentarios