25 diciembre 2011

El fundador de las telenovelas.

Sergio Britto pasará a la historia de Brasil por ser el fundador de la primera telenovela del país, Ilusoes Perdidas (Ilusiones Perdidas) y por ser uno de los actores y directores de teatro más importantes de siempre. Falleció el pasado 17 de diciembre, en Río de Janeiro, su ciudad natal. Tenía 88 años cuando dijo adiós a la vida y casi al teatro, pues no había sido capaz de bajarse de los escenarios. La última obra en la que participó fue Recordar es vivir, en cartelera hasta principios de este año. Además, actualmente presentaba un programa de televisión llamado Arte con Sergio Britto.

Nació el 29 de junio de 1923 en el seno de una familia tradicional, conservadora y religiosa de Río de Janeiro. Su padre era funcionario público, su madre ama de casa y tenía un hermano. El sueño de sus progenitores era que fuera médico y este sueño estuvo a punto de costarle la vida a Britto, que trató de quitársela cortándose las venas cuando sólo tenía 22 años. Mientras estudiaba en la facultad se dio cuenta de que su verdadera pasión era el teatro.

Fue una suerte para la historia del teatro y de la televisión de Brasil que Sergio Britto no fuera capaz de concretar su suicidio, porque se habrían perdido a uno de los hombres más importantes de la escena. Una vez superado el conflicto con sus padres, Britto se lanzó al mundo de la representación, participando en numerosas obras a lo largo de la década de los 50. En 1959 fundó el Teatro dos Sete, en Sao Paulo, y una década después fue el creador del Teatro dos Quatro, una sala que todavía sigue abierta en Río de Janeiro.

En total, a lo largo de su vida, Britto ha representado o dirigido más de 130 obras. En las primeras ejercía de galán, aprovechando su porte atlético y su mirada penetrante, la misma mirada que seguía teniendo a sus 88 años, por detrás de unas gafas que no ocultaban su profundidad. Entre 1954 y 1961 creó lo que se conoció como teleteatro, obras de teatro que fueron representadas en televisión, en la entonces TV Tupí, antecesora de la famosa TV Globo en la que Britto estrenó un género televisivo que todavía tiene un enorme éxito en la actualidad: las telenovelas.

La primera fue Ilusoes Perdidas y, desde entonces, no han dejado de escribirse este tipo de ficciones, en muchas de las cuales participó el propio Britto, primero como guionista y después como actor. Las telenovelas brasileñas, que tienen un gran éxito en Brasil y también en otros países, como Portugal, le deben su nacimiento a Britto. En 1996 publicó sus apasionantes memorias en un tomo titulado Fábrica de Ilusión, 50 Años de Teatro.

El intérprete era una celebridad tan importante en su país que, tras conocerse su muerte, en el Estado de Río de Janeiro se decretaron tres días de luto oficial. El teatro brasileño lamentará su pérdida durante mucho más tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario