10 marzo 2012

Cuando es el hombre el amo de casa

La lavadora, esa gran desconocida. La aguja y el hilo, una pareja totalmente exótica. La cocina, territorio completamente virgen. Las labores de la casa son, en muchas ocasiones, campo exclusivo de las mujeres. El hombre acompaña, pero no se mete. «Compartir no es ayudar. Hay que repartir responsabilidades. Vamos a ayudar a las parejas a desnudarse, que negocien el reparto de tareas y que el que no hace nada lo haga», explica David Suriol , uno de los responsables de ¡Convive!, un reality coach sobre conciliación y corresponsabilidad en el hogar que mañana (20.00 horas) estrena La 2. 

Cuando Suriol habla de «el que no hace nada» habla de los hombres. Ellos son los protagonistas del programa, los que tienen que remangarse para implicarse en este reparto de responsabilidades. «Los hombres centran el programa porque es lo que nos hemos encontrado. Nos hubiera gustado presentar el caso contrario, pero no lo hemos visto», desarrolla Suriol. 

La incorporación de la mujer al mercado laboral ha supuesto un cambio social que a menudo no se traslada al ámbito doméstico. En un 95 % de los casos son ellas las que asumen la doble tarea de atender el trabajo y la casa. 

- ¿Somos una sociedad machista? 

- Los hombres somos machistas, sí. Las nuevas generaciones somos más conscientes, pero insisto, compartir no es ayudar. Hay que tener corresponsabilidad. Muchas mujeres dicen que sus parejas les ayudan, pero cuando les preguntas qué responsabilidad tienen, contestan: «Ninguna». 
¡Convive! pone al hombre a hacer de todo. Algunas tareas, claro, por primera vez. Y eso depara momentos inolvidables: hombres leyendo las instrucciones de la lavadora o duchando a un bebé cuando sólo había que cambiarle el pañal. «Te ríes de la situación, no del hombre, que se esfuerza por hacer algo que no ha hecho nunca», puntualiza el coach. «Hay hombres que a los tres días confiesan que es más duro de lo que imaginaban». 

Suriol, empresario y autor de cinco libros , es el que visita a las parejas, realizando un seguimiento de sus situaciones a lo largo del programa. Miguel Janer es su compañero y también creador del formato. Es periodista, escritor y profesor de ESO, que a través de una pizarra «sentencia» y subraya los mensajes que se quieren reforzar. 
Ambos propusieron la idea de este reality coach a TVE hace ahora justo un año. En la pública gustó y decidieron ubicarlo en La 2. Está producido por Globalset y consta de 13 programas de media hora de duración cada uno. 

- Es el primer reality coach que emite TVE. ¿Por qué éste? 

- Consideramos que a través del ejemplo la divulgación es más directa y divertida. Ver ejemplos reales facilita entender a la otra persona, ponerse en su papel, apoyar la convivencia y concienciar. Dar pistas para abordar un problema, explica Carmen Bodega, directora de programas de participación ciudadana de La 2. 
Su posición en la parrilla la explica Bodega: «El domingo nos parecía el día ideal. Entre semana, el cine y los documentales son los protagonistas. La 2 es un canal cultural y de participación ciudadana. Con ¡Convive! lo que pretendemos es que el espectador se sienta identificado y aprenda». 

Ninguna de las 13 parejas de esta primera temporada -una por programa- cobra. Atienden a distintos perfiles -con hijos, sin ellos, jóvenes, mayores, de ciudad, de campo...-. Las parejas las han encontrado a base de llamadas, conocidos de conocidos... Los seis primeros programas los grabaron en julio y el resto entre enero y febrero de este año. De hecho, aún les restan dos por grabar, aunque las parejas ya están seleccionadas. 

La cadena ha querido que el formato se estrene la semana en la que se ha celebrado el Día de la Mujer. «Sí, ha sido premeditado. Estamos preocupados por problemas que afectan a la infancia, la violencia de género, la igualdad... Hemos hecho coincidir el estreno para buscar una mayor sensibilización», apunta Bodega. 

Suriol y Janer tuvieron que superar ciertas reticencias porque al hablar de un coach todo el mundo piensa en Hermano Mayor o Supernanny. «Nosotros no buscamos conflictos ni desnudamos sensibilidades», aclara Suriol. 
- ¿Tienen resultados? ¿Con su ayuda el hombre coopera más? 

- Después de grabar el programa, la sensibilidad de los hombres mejora. Esto no es Lourdes, pero hay un cambio de actitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario