09 abril 2012

En las puertas de Europa

Esa común condición de pórticos de bienvenida al viejo continente se plasma ahora en una exposición conjunta protagonizada por dos firmas consolidadas de ambos países. De una parte, Fernando Hervás. De la otra, la fotógrafa búlgara Nina Nikolova. A cuatro manos, ambos artistas exhiben en la Universidad Rey Juan Carlos 50 de sus creaciones. «Se trata de pintura, escultura, fotografía y una videoinstalación que son el resultado del mano a mano entre un fajador tan experimental como polifacético y una de las miradas más frescas del Este», explican los organizadores de la muestra que, está claro, lleva por nombre Las puertas de Europa. 

Intensos, dramáticos, como apostando todo a una carta, resumiendo sentimientos en un brochazo o en un disparo de su cámara... las distancias culturales y personales de ambos creativos apenas se perciben en la muestra, donde se ha conseguido forjar un ambiente envolvente que aúna ambas formas de trabajar y sentir. 

«Sus obras individuales y conjuntas reflexionan sobre la soledad del ser humano, la necesidad de la religión y la familia o el instinto de supervivencia», confirman los responsables de la muestra. 

Prueba de esta capacidad para producir emociones de forma conjunta, se expone en la exposición la serie Extranjeros en el tiempo, una creación fotográfica conjunta que «recupera la obsesión de Fernando Hervás por el cuerpo como motor expresivo», refieren las mismas fuentes. «La fotografía es para este artista madrileño como una proyección del somatismo y la corporeidad de sus pinturas». 

Además de este trabajo, los óleos y esculturas de Hervás que se muestran en la exposición, fruto de tres años de su trabajo, retoman su experimentación con el hierro, el cemento y los esmaltes, entre otras superficies y elementos aptos para plasmar su fuerza creativa. 

Por su parte, la ex modelo Nina Nikolova, que se pasó al otro lado de la cámara en el año 2000, aporta su pasión por el retrato y la foto a pie de calle. Destacan sus instantáneas de María, una gitana cuya vida ha documentado gráficamente durante ocho años, hasta el momento en que la joven dio a luz a su primer hijo. 

Y es ahí donde entra en juego su partener creativo: Hervás completa con sus esculturas esta radiografía del alma de la gitana. Sus sueños, sus temores, las ausencias que llora... 
Fernando y Nina, Hervás y Nikolova, construyen así un puente entre sus respectivos países -ése es su objetivo- con materiales creativos que no dejan indiferente al visitante. Garantizado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario