04 abril 2012

James Murdoch se despide

James Murdoch dimitió ayer como presidente del canal británico por satélite BSkyB, participado en un 39% por News Corporation. En un comunicado oficial, el hijo del magnate australiano Rupert Murdoch justificó su marcha para evitar que el canal de pago pueda «verse afectado por asuntos fuera de la compañía».
El escándalo de las escuchas telefónicas vuelve a acechar a James Murdoch, que a finales de abril comparecerá seguramente junto a a su padre en la comisión sobre ética periodística presidida por el juez Brian Leveson.


Su dimisión al frente de BSkyB se produce un mes después de su renuncia como presidente ejecutivo de News International, editora de The Sun y The Times. Su puesto en el canal televisivo de pago será cubierto por el actual vicepresidente de la compañía, Nicholas Ferguson.


La renuncia de James Murdoch forma parte de un calculado plan para alejarse paulatinamente de los intereses del conglomerado mediático en el Reino Unido, sacudido de nuevo en los primeros compases del 2012 por el escándalo de los sobornos a policías y funcionarios que ha provocado una docena de arrestos en The Sun. Afincado en Nueva York desde finales del 2017, el hijo de Rupert Murdoch se enfrenta también ahora a una creciente oposición entre los accionistas norteamericanos de News Corporation.
Todo parece indicar que la decisión de abandonar BSkyB fue tomada personalmente por James Murdoch ante el temor de nuevas acciones judiciales contra los ex responsables de News International, la rama europea del grupo.

La reciente detención de Rebekah Brooks -ex mano derecha de Rupert Murdoch- ha creado una convulsión en el grupo en las últimas semanas. Los Murdoch se enfrentan también a una contestación interna en los periodistas del grupo por el grado de colaboración con la policía durante la investigación de las escuchas.
«Conforme la atención sigue centrándose en episodios sucedidos en el pasado en News International, estoy determinado a que los intereses de BSkyB no se vean comprometidos por asuntos ocurridos fuera de la compañía», dijo ayer James Murdoch en un comunicado.

«Soy consciente de que mi papel como presidente puede servir como un pararrayos para BSkyB», admitió James Murdoch.

El anuncio de James Murdoch tuvo ayer una amplia repercusión política en el Reino Unido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario