02 abril 2012

Una puerta de entrada a Saramago

Con esta cita del escritor portugués Raul Brandão, se abre la novela desaparecida y encontrada de José Saramago, una historia que por sí sola podría dar lugar para levantar una ficción paralela. 

Alfaguara acaba de publicar esta obra que se convierte en un auténtico regalo para todos sus seguidores, ya que en ella está el germen de quien después habría de ser uno de los grandes del siglo XX, la semilla de las preocupaciones, de los temas recurrentes en toda su trayectoria.

«Claraboya es la puerta de entrada a Saramago», escribe en el prólogo su viuda, Pilar del Río, quien realizó la traducción al español. «Cuando la novela fue escrita, la II Guerra Mundial ya había terminado y la gente vivía en un clima de penurias, contando permanentemente los céntimos, algo que ahora, de nuevo, como consecuencia de la crisis, nos suena mucho.

En Portugal entonces había una dictadura; hoy la situación internacional es terrible», argumentó el día de la presentación aludiendo a la vigencia de la obra. 

Toda esa sensación de pobreza material y moral se percibe en una novela dura y transgresora, donde asoman personajes dispuestos a traicionar sus principios y a aquellos a los que aman -incluso dentro de la familia- movidos por el afán de sobrevivir. Como dijo Pilar del Río, hay mucho rencor en el libro, asoman los malos tratos a la mujer y se describen amores lésbicos. «Demasiado para la pacata y cerrada sociedad portuguesa de la época». 

Tal vez ahí está la causa de por qué la editorial a la que un amigo de Saramago llevó el original no lo publicara y ni siquiera diera una respuesta, tal vez esperando tiempos mejores para sacarlo a la luz. Pero la dictadura de Salazar se prolongó demasiado y por pudor el escritor -después Nobel- no preguntó nada. Dejó pasar el tiempo y la dio por perdida hasta que un día sonó el teléfono y se le comunicó que gracias a una nueva ordenación se había encontrado el manuscrito. Saramago no tardó ni media hora en acudir a reencontrarse con su pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario