17 junio 2012

Para los alemanes somos menos que nada

Conviene no olvidar que los conciudadanos de Angela Merkel han vuelto en masa a comprar a una isla que dejaron de lado por mor de las penurias de la era Schröeder y de una ecotasa que espantó a un millón de turistas. Por si fuera poco, la envidia sobre herr Kühn ha crecido exponencialmente en los últimos tiempos al emparejar con la antigua estrella del cabaret parisino Folies Bergère, Purificación Aguilera, más conocida como Norma Duval. 

Pero los últimos sinsabores de Matthias Kühn no provienen de ese mal nacional que es la envidia sino más bien de su escasa afición a cumplir con el fisco español. 

Para este germano de Hamburgo, Hacienda no somos todos. O somos todos menos él. Según ha podido saber en exclusiva LOC, la Agencia Tributaria acaba de embargarle todos sus créditos y cuentas por los 3,9 millones de euros que se le ha olvidado tributar a través de su holding Kühn and Partner. 

El fisco español ha enviado cientos de cartas a los clientes del señor de Duval en los que les recuerda que cualquier pago han de desviarlo a las cuentas del Ministerio de Hacienda tal y como refleja un documento oficial al que ha podido tener acceso este suplemento: «Se declaran embargados los créditos a favor del mismo (Kühn and Partner) que tenga pendientes de pago a la fecha en que reciba esta diligencia», reza la misiva enviada a los clientes del novio de Norma Duval.

Matthias Kühn, un tipo que caló bien entre los mallorquines, tiene acreditada fama de buena gente, reconoce «la pella» pero añade que ha llegado a «un acuerdo verbal» con el ministerio que dirige Cristóbal Montoro para aplazar el pago. «Soy el primer sorprendido porque ya había cerrado un pacto para abonar las cantidades pendientes. No me parece correcto que hayan inundado a mi clientela con cartas que ponen en riesgo mi reputación profesional», se defiende el dueño de una inmobiliaria que cuenta en su nómina de megavips a personajes de la talla de Claudia Schiffer, Boris Becker… Lo que no ha consentido la implacable Hacienda española es parar la remesa de cartas que circulan cual publicidad comercial entre sus cientos y cientos de clientes. 

Una fuente cercana a Kühn confirma que la inmobiliaria pidió un aplazamiento del pago a la Agencia Tributaria lo que, «por algún motivo, ha sido el causante de este error en los mandamientos de embargo remitidos a los clientes. Y aunque estos se van a paralizar, informáticamente ya no existe la posibilidad de volver atrás (sic.) los embargos realizados». 

No hay comentarios:

Publicar un comentario