25 julio 2013

Claudia Schiffer la musa de las pasarelas

Las musas de las pasarelas (y las campañas publicitarias) suelen proceder de Brasil, Rusia y, últimamente, también de China. Sin embargo, la sobria Alemania ya puede presumir de aportar –además de recetas económicas– un rostro de éxito para la nueva generación de la industria de la moda. Se llama Toni Garrn, nació el 7 de julio de 1992 en Hamburgo, tiene los ojos azules, es una digna sucesora de Claudia Schiffer, Heidi Klum o Julia Stegner (también germanas) y acaba de firmar un contrato con una de las firmas cosméticas más importantes del mundo, Biotherm. 

Garrn encaja como ninguna otra con el ideal de belleza sin aditivos que propugna la marca francesa, lo que le ha abierto las puertas para convertirse en embajadora de los dos últimos productos que engloban la famosa colección Aquasource: la BB Cream y el concentrado hidratante Deep Serum. Toni (o Antonia, que es su nombre completo) se estrenó como maniquí de Calvin Klein y ha trabajado para otras casas de prestigio (Dior, Chloé, Prada, Dolce& Gabbana, Versace, Hugo Boss, Ralph Lauren...). Incluso ha posado para la marca más sexy del mundo, Victoria’s Secret, una circunstancia que la sitúa a la altura de sus ardientes colegas brasileñas. Todo apunta a que Garrn va a dar mucho que hablar, así que ha querido acercarse un poco más a ella: cómo es, dónde vive, cuáles son sus cosméticos preferidos, qué le gusta hacer en su tiempo libre... Desmontamos al último ingenio del país más perfeccionista de Europa.

Con 21 años y una piel de anuncio (en el sentido literal), Toni Garrn no necesita grandes cuidados. Le basta con aplicar el sentido común: "En cuanto acabo de trabajar, me desmaquillo para que la piel respire", señala. "Utilizo el mismo cosmético facial por la mañana y por la noche, y solo cuando lo necesito me extiendo un contorno de ojos." ¿Sus aliados imprescindibles? Un rizador de pestañas y un bálsamo labial. "Mi producto favorito es la leche hidratante Lait Corporel, de Biotherm. Mi madre la lleva usando toda la vida. Me encanta su fragancia, su consistencia y su envase. ¡Deja una sensación muy fresca en la piel!"

El día a día de una top model es muy acelerado, y eso se nota en el armario: "En casa tengo varias maletas sin deshacer y ropa sin lavar...", admite Garrn. Ella detesta los vaqueros porque "son incómodos si te pasas la vida en un avión". En cambio sí es partidaria de las camisetas y las bailarinas. "Si no midiese 1,83 m, diría que los tacones son lo más sexy que una mujer puede ponerse, pero con mis genes de gigante me conformo con llevarlos en las sesiones de fotos..." Su consejo de estilo: "Ponte aquello que te haga sentir segura, ya que los demás lo notan y eso provocará que irradies belleza".

Toni aplaude "la eficiencia y la capacidad de organización de los alemanes". Y se define a sí misma con estas palabras: "Soy muy activa, ¡me comería el mundo! Pero también difícil de complacer y, a veces, puedo resultar muy impaciente". Si tuviera que elegir un lema de vida, sería este: "No malgastes un solo día, vive a tope y acepta todas las experiencias que se te ofrezcan". La responsabilidad es uno de sus rasgos más destacados. "Me siento orgullosa de haber terminado mis estudios secundarios mientras viajaba y trabajaba como modelo", afirma la top germana.

Rompiendo el tópico de que las modelos apenas comen, a Toni le encanta darse homenajes gastronómicos: "No podría pasar ni un solo día sin tomar chocolate o helado. Cuando no trabajo, me gusta estar la mayor parte del tiempo en casa, cocinando pasteles". Nunca se separa de su iPod, en el que escucha "de todo, desde dance a pop, pasando por la música electrónica y el house". Entre sus artistas favoritos cita a Rihanna y Emeli Sandé. Y, como su profesión no le deja mucho margen para salir, en más de una ocasión acaba convirtiendo su habitación de hotel en una pequeña discoteca: "Siempre llevo conmigo altavoces portátiles".

Vive a caballo entre Hamburgo y Nueva York, dos ciudades radicalmente distintas. "Alemania es un lugar tranquilo, donde puedo relajarme, hablar mi idioma y estar con mi familia. En ningún otro sitio se cuida todo de forma tan estricta, desde el autobús, que siempre es puntual, a los parques, que están extremadamente limpios", analiza. Por el contrario, Nueva York es para ella sinónimo de actividad frenética: "Es una ciudad muy viva, donde estoy en movimiento constante. Además, allí vive la mayoría de mis amigos". Cuando le toca estar en Estados Unidos, Toni se divierte yendo de shopping o pidiendo mesa en alguno de los restaurantes neoyorquinos de moda.

Ropa cómoda, unas bailarinas, cosmética práctica... Elegimos el equipaje de fin de semana ideal para la ‘top’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario