11 noviembre 2013

Cupon descuento PRENATAL

Si vuestro hijo ya ha crecido aún tiene que seguir ejerciendo de padre cercano y cómplice, no vaya a creerse que ya ha terminado el trabajo, esto acaba de empezar.

Enséñale también a comprar online en alguna tienda especializada en bebés y primera infancia y de paso que utilice alguno de los códigos promocionales para Prenatal.

Es más importante que nunca mantener una buena relación, compartiendo con él momentos de ocio.

¿Sabría regalarle por su cumpleaños entradas para el concierto de su grupo de música favorito? ¿Y qué zapatillas tiene que llevar al evento?

Convertirse en padre de familia implica un verdadero cambio de mentalidad y la adquisición de nuevas destrezas, como la capacidad para cargar y colocar bultos, por ejemplo, en el maletero de un coche.

Dale cinco minutos para acomodar un cochecito, una hamaca de bebé, tres maletas, dos bolsas de viaje, la nevera para ir a la playa, una cuna de viaje y un oso de peluche que habrá adquirido en Prenatal.

Si ha logrado encajarlo todo, no cantes victoria, porque en el último momento le toca hacer un hueco para las cosas que se nos habían olvidado: la sombrilla de playa, el triciclo y una bolsa con cubos y palas. Todo esto sin enfadarse ni perder la alegría y el buen humor, tan necesarios para la armonía familiar.

Nuestro padre ideal no solo conoce cuál es la comida favorita de su hijo, sino que, además, sabe prepararla. A los fogones.

Como ya hemos comentado, la paternidad es una aventura, en la que más vale mantener la calma en todo momento.

Una buena manera de comprobar cómo anda de autocontroles probar a conducir 500 kilómetros, quizá podamos dejarlo en 200, con tres criaturas berreando en el asiento trasero.

Y pidiendo galletas y preguntando cuándo llegamos nada más salir del garaje de casa. Da gracias de que ahora van atadas, recuerda que en la época de nuestros padres -sí, ya sabemos que las comparaciones son odiosas, pero lo decimos solo para que te consueles- iban sueltas dando saltos.
No te asustes, no vamos a pedirle que nos recite el calendario de vacunación, porque además varía, peculiaridades de este país, de una comunidad autónoma a otra.
Pero sí le preguntaremos si tiene el pediatra por la mañana o por la tarde, y en qué centro de salud.

Y si ha respondido bien, no cantes victoria: ¿cuántos empastes lleva ya su niño?

No hay comentarios:

Publicar un comentario