12 diciembre 2013

Jennifer López parece una gitana del mercadillo

La actriz Jennifer Lopez (Nueva York, 1970) ha superado la inicial situación de bomba sexual latina del Bronx para convertirse en una estrella de Hollywood con una minuta de 10 millones de dólares por La celda, el thriller psicológico-criminal-futurista que protagoniza de forma absoluta y que ayer promocionó en Madrid, acompañada de un equipo de 10 personas.

Su viaje a España venía también guiado por otro interés: iniciar una película que producirá -desde su propia compañía, «NewYorkRican Productions. Jennifer Lopez Enterprises»- y será la protagonista de Carmen, una nueva versión del mito creado por Merimé e inspirado por la película que dirigió Carlos Saura y que obligará a bailar flamenco a esta actriz y cantante consagrada ya como celebridad mundial.

Recostada en el sofá asalmonado de la suite 236 del Hotel Palace madrileño, vestida en punto y lentejuelas de color melocotón -gentileza de Prada- y adornada de joyas a base de oro y topacio a juego con su fabulosa piel de tonos oro y cacao, Lopez manifestó: «Me considero una artista con una urgencia única por expresarse creativamente, desde la música, el baile y la interpretación. La música forma parte de mi vida, pero no podría vivir sin interpretar, es casi una terapia para mí».

Hace sólo un lustro, Lopez era la hija de un programador informático y una profesora de parvulario que soñaba con abandonar el distrito de Castle Hill del Bronx para triunfar en Los Angeles. Apenas seis películas después, no es sólo una estrella taquillera, sino también una cantante vendedora multimillonaria de un disco premiadísmo (On The 6, dos veces platino, premios Grammy y MTV) y una actriz estadounidense-latina que recoge la herencia de Rita Hayworth o Raquel Welch.

Mientras bebe a sorbitos agua Evian a temperatura ambiente, López elige los hitos de su breve pero fulgurante carrera: «Selena fue importante para mí, no sólo porque fue una historia muy cercana a mi corazón, sino porque realicé descubrimientos personales muy importantes. Un romance muy peligroso supuso un paso muy importante en términos de credibilidad: podía ser una protagonista dándole la réplica a un actor como George Clooney».

La celda supone, en sus palabras, dos nuevas conquistas: el liderazgo total de un filme que ha batido récords de taquilla en Estados Unidos y una credibilidad artística que ya ha cristalizado en dos nuevas películas como protagonista, la comedia romántica The Wedding Planner y el drama policial Angel Eyes, que ha rodado frente a Matthew McConaughey y Jim Caviezel.

En ambas, la protagonista de Giro al infierno y Anaconda ha superado el estereotipo de actriz latina, interpretando en la primera a Mary, una italoamericana de San Francisco «adicta al trabajo y a las botas de Gucci» (define entre risas) y en la segunda, a Sharon, una policía estadounidense de ascendencia irlandesa-colombiana «de la que abusa su padre, pero que logra curar sus heridas psíquicas salvando a un delincuente». «Es el trabajo del que me siento más orgullosa por lo lejos que he tenido que ir en mis emociones», dice la actriz.

El castellano y el flamenco (que aprenderá a bailar en Madrid durante cuatro semanas) son sus próximos retos de cara a Carmen, una película que dirigirá Adam Shankman, el realizador de The Wedding Planner, que fue quien le mostró la versión de Carlos Saura de 1983, cuyos derechos ha adquirido desde su nueva productora.

«La historia se centrará en un coreógrafo español radicado en Estados Unidos que viaja a España para buscar una bailarina y para explorar los lugares reales en los que se enmarcó la historia de la cigarrera sevillana. He mantenido conversaciones con algunos actores españoles, pero es un poco pronto para dar nombres».

Lopez también participará, junto a Francis Coppola, en la producción de Frida, que dirigirá Luis Valdez a partir de diciembre, una vez que haya finalizado la grabación de su segundo disco. Producido por su novio desde hace dos años, el rapero Sean Puff DaddyCombs, «el disco contendrá piezas de Corey Rooney y Rodney Jenkins, con mucho pop, rhythm n' blues y ritmos latinos. Será un poco más conceptual que On The 6 pero en la misma onda», adelanta.

Despues llegará Frida, basada en la vida de la pintora mexicana Frida Kahlo, para la que la bellísima Lopez (rostro de la marca de cosmética L' Oreal) se dejará crecer la mítica ceja única. Los retos que se le plantean al respecto son varios: «para mí, Frida fue tan bella como exótica. Trataré de reflejar a una mujer muy avanzada para su tiempo y mostrar su tremendo compromiso con la política y el arte, su unión con Diego Rivera, su tiempo, sus ideas liberales, su abierta sexualidad... Y también mostrar su dolor emocional y físico».

No hay comentarios:

Publicar un comentario