26 marzo 2014

Paris Hilton Barbie la reina de la frivolidad

La gente dice que soy Paris Barbie... Yo me lo tomo como un cumplido: ¡Barbie es mi icono de moda total!». Subida a su Bentley rosa bebé de 200.000 dólares junto a su chihuahua Tinkerbell, purpurina en los labios, una tiara de brillantes coronando su larga cabellera rubia platino y un delicado vestido de seda, Paris Hilton (28 años) navega por la vida sobre una nube llamada frivolidad. O al menos ésa es la imagen que la heredera desheredada más famosa del mundo se esfuerza en pregonar. Y no le va nada mal: factura más de siete millones de euros al año por ser la famosa de oro.

Su vida perfecta, repleta de fiestas, mansiones, armarios rebosantes de firmas de alta costura, joyas y los chicos más deseados a su lado, se ha convertido en su imagen de marca. Un style of life al que no está dispuesta a renunciar ni por amor. Hace sólo dos meses Paris estaba «muy enamorada y realmente feliz» con el que iba a ser su marido, Doug Reinhardt (23). La semana pasada la heredera anunciaba su ruptura con el jugador de béisbol y un día después retozaba, falda al cuello, con el flamante fichaje del Real Madrid Cristiano Ronaldo (24) en una discoteca de Los Angeles.

De no ser por su frenesí sexual, la frivolidad de PH rozaría lo naïf, pero a la rica heredera no hay nada que le guste más que la provocación. Su incursión en el mundo de las celebrities vino de la mano del vídeo porno que grabó con su pareja Rick Salomon en la habitación de un hotel, 1 Night in Paris (una noche en Paris [Hilton]) y que se hizo público en 2003. Desde entonces, se le han conocido otros cinco novios, de los cuales cuatro le han pedido matrimonio. A todos les dijo que sí, pero a todos los rechazó justo cuando las campanas de boda sonaban demasiado fuerte.

Ahora le toca el turno al portugués Cristiano Ronaldo. Paris ya ha comenzado a tejer su tela de araña: la heredera amenaza con frecuentar Madrid para profundizar en su historia de amor con el futbolista. Mientras, el delantero hace como si el tema no fuera con él. Después de dos noches con Hilton (la segunda en una fiesta que ésta organizó en su mansión estilo mediterráneo de 4,3 millones de euros en Beverly Hills), Ronaldo se fue de marcha a Las Vegas, donde se le vio en actitud muy cariñosa con una atractiva morena. 

El futbolista no regresó a Los Angeles a tiempo para despedir a su amada, que se encuetra en Dubai promocionando su último reality Paris Hilton's My New BFF (Paris Hilton: mis nuevos mejores amigos). Además, la madre del deseado futbolista no ha tardado en declararse abiertamente en contra de la glamourosa Paris y en favor de la ex novia del delantero, Nereida Gallardo. ¿Logrará PH encandilar a la nueva estrella del Madrid? De momento, nada de esto parece quitarle el sueño a la reina de la frivolidad, muy ocupada en predicar su rubiedad por el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario