09 abril 2014

Paris Hilton la millonaria desheredada

Ahora va camino de batir récords con el segundo, Paris Hilton's My New BFF, un programa en el que hombres y mujeres compiten por convertirse en el mejor amigo de la millonaria. La cuestión funcionó tan bien en sus dos primeras temporadas que Hilton se fue a rodar la versión británica a Londres y ahora trabaja en Dubai en el mismo proyecto (allí ha prometido vestir más recatada para adaptarse a la cultura del país). Después, dice que quiere conquistar Alemania, Canadá, Australia y Rusia antes de dejarlo. Con ganadores del programa o sin ellos, PH ya ha conseguido ampliar su círculo de amistades -o fans- por medio mundo.

Su disco, Paris, no ha ido peor. La original heredera ha vendido unas 700.000 copias desde su lanzamiento el 22 de agosto de 2006 en Estados Unidos. El sencillo de presentación fue Stars Are Blind, pero sin duda el tema más polémico fue Screwed. La discográfica -una división de Warner Brothers Records & Lico Records- había prometido la canción a Haylie Duff, hermana de la estrella de Disney Channel Hilary Duff, pero Paris desplegó sus artes empresariales y negociadoras (que algo tenía que heredar de los Hilton) y logró hacerse con el tema. Eso sí, para evitar futuros conflictos creó su propio sello Heiress Records (Discos La Heredera) y pagó a la discográfica más de 14 millones de euros por los derechos.

Sus apariciones en la prensa, premeditadas o no, han contribuido a crear su mito. En junio de 2007, el mundo vio llorar con ganas a la reina de la frivolidad cuando la policía la recogió en su casa de Hollywood Hills para trasladarla a prisión. El motivo es de sobra conocido: los agentes la pillaron conduciendo con una tasa de alcohol en sangre de 0,08%. Algo que una heiress como ella podía haber evitado fácilmente contratando a un chófer... Entonces, el castigo fueron 1.500 dólares de multa y libertad condicional de 36 meses. Pero tres meses después la policía de LA paró a Paris por conducir a 112 kilómetros por hora en un área con velocidad limitada a 56 kilómetros por hora, con las luces apagadas y sin licencia.

Finalmente, Paris Barbie cumplió 23 días de condena en una sección especial del correccional Las Torres Gemelas (en el centro de Los Angeles), reservada para oficiales de policía, políticos, celebridades y otros internos de alto perfil. El tiempo bastó para activar algunas mentes creativas, de las que salieron vídeos como Paris in Jail, que ha recibido 48.000 visitas en YouTube.

Este episodio sólo hizo reforzar la popularidad de la actriz, modelo, cantante y millonaria. La rica desheredada no sólo no siente la crisis -acaba de construir una réplica en miniatura de su mansión para sus 13 perritos: la Mini Doggie Mansion-, sino que ha dado con la clave para ayudar a la economía mundial: «Viajo por el mundo y voy de compras. Gasto mucho dinero», revela con su característica voz mimosa y ronroneante. «Así ayudo a los comercios y a las personas».

No hay comentarios:

Publicar un comentario