08 agosto 2014

Detenidas dos jóvenes de nacionalidad española que pretendían unirse a la Yihad

Sólo 24 horas después de que el líder de la organización terrorista del autodenominado Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, hiciese un llamamiento internacional a la Yihad, la Policía Nacional detuvo el sábado en Melilla a dos jóvenes de nacionalidad española que pretendían integrarse en una de las células terroristas de la estructura.

Las dos mujeres, una de ellas menor de edad y de origen ceutí, y otra de 19 y nacida en Melilla, según fuentes policiales, fueron arrestadas cuando pretendían cruzar el paso fronterizo de Beni Enza, en Melilla.

Su objetivo era atravesar la frontera y, una vez alcanzado territorio marroquí, contactar con la red terrorista que les trasladaría directamente a una de las zonas de conflicto entre Siria e Irak, donde se convertirían en combatientes.

La búsqueda de estas mujeres comenzó cuando la familia de la menor denunció su desaparición, tras haber abandonado el domicilio familiar varios días antes. Según las mismas fuentes policiales, durante esos días en los que estuvo sin informar de su paradero la niña viajó hasta Algeciras vía marítima, de allí se trasladó a Málaga y finalmente llegó a Melilla.

En ese trayecto se encontró con la otra joven, de 19 años, e identificada como Fauzia Allal Mohamed, junto a la que pensaba partir con destino a Marruecos. 

Estas dos jóvenes se convierten en las primeras mujeres detenidas en España dispuestas a integrarse en células terroristas del Estado Islámico, lo que según el Ministerio del Interior es una muestra de que en la estrategia de reclutamiento de esta organización "es indiferente el sexo, la edad o la situación personal del futuro combatiente".

El objetivo de su líder, según el comunicado enviado por el citado Ministerio, es reclutar el mayor número posible de combatientes extranjeros, para lo que utiliza una red de captadores "con una dinámica de actuación rápida, controladora y fanática", que agiliza los trámites del viaje a los combatientes, ayudándose de una importante estrategia a través de foros y páginas web.


Su misión es captar, radicalizar y, en última instancia, enviar a las zonas de conflicto a los futuros combatientes, en lo que denominan la fase de traslado, etapa en la que se encontraban las dos detenidas.

Es una metodología "perfectamente planificada y organizada" por la red, que opera en toda la zona del Magreb.

La investigación continúa abierta y está previsto que la joven de 19 años declare hoy en la Audiencia Nacional ante el juez Pedraz, mientras que la otra arrestada, la menor de edad, tendría que comparecer ante el órgano correspondiente, como podría ser el Juzgado Central de Menores de la Audiencia Nacional, aunque todavía no se conoce la fecha, informa Efe.

De haber conseguido atravesar la frontera, estas jóvenes se habrían sumado a los españoles que ya combaten en países como Siria o Irak, una situación que se repite cada vez más tal y como denunció el pasado mes de julio el portavoz del Middle East Media Research Institute (Memri), Rachel Regberg.

Un centro que investiga en Washington la evolución del yihadismo. Resberg alertó de que el reclutamiento de europeos, incluidos españoles, que se suman a la Yihad en países como Siria se ha incrementado mucho en los últimos años.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario