22 diciembre 2014

La Nochebuena va a ser seca, pero el invierno será mojado

Será uno de los pocos que no vuelva a casa por Navidad. Al contrario. Estaba muy presente y se va con estas fechas. 

La lluvia que ha marcado diciembre desaparecerá de las celebraciones navideñas, al menos en su primera semana, la que afecta a Nochebuena, donde no se espera la visita de las precipitaciones. 

De hecho, es posible que Euskadi se enfrente al único periodo seco de este mes de acuerdo a las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) para el País Vasco.

Si se cumplen los pronósticos, la mejoría, según expuso ayer la delegada de este organismo en la CAV, Margarita Martín, se notará ya mañana dando paso un día después a un "perfecto día" de Santo Tomás (en Bilbao se ha retrasado la celebración al lunes), con ausencia de viento y lluvia. 

El parte meteorológico para el que es uno de los días más esperados del año se compone de cielos con más claros que nubes y temperaturas máximas que rondarán los 14 grados en la vertiente cantábrica.

La primera parte de la semana dará paso al único periodo seco y con sol de diciembre, si bien es previsible que esta situación cambie para el Día de Navidad debido a la entrada de nuevo de vientos del noroeste, que traerán la estampa navideña de cielos plomizos y nubes. 

En todo caso, no se esperan precipitaciones hasta el sábado día 27, cuando es previsible que se produzca un "descenso brusco de las temperaturas" que se irá acentuando hasta final de año, sin que se descarte la llegada de nevadas.

La incógnita radica en saber si este régimen de inestabilidad a base de lluvias y granizo acompañará a la entrada de 2015, ya que, según señaló Martín, aún hay que esperar unos días y "observar la evolución" meteorológica para hacer las predicciones para Nochevieja.

A las puertas de que el invierno entre oficialmente este lunes en escena, Euskadi dejará atrás un otoño que ha estado caracterizado por ser caluroso y seco, en especial en su primera parte, donde el sol fue el protagonista. 

De hecho, este periodo ha sido "anormalmente" cálido (las temperaturas registradas han sido del orden de dos grados por encima de lo normal) y "muy seco", sobre todo hasta finales del mes de octubre, cuando se impuso la manga larga al abrigo. 

No obstante, en los registros meteorológicos quedará como una estación "húmeda" debido a las intensas y prolongadas precipitaciones de noviembre y diciembre.


De cara al invierno, la previsión habla de "escasas probabilidades de que sea frío y seco". En otras palabras, será una estación "entre cálida y normal en la costa y algo más húmeda de lo habitual". 

Las lluvias estarán más presentes durante los próximos tres meses que de costumbre, ya que se prevé que se acumule una media de 600 litros por metro cuadrado en las provincias costeras frente a los 500 que suele ser habitual. Al menos, las mayores precipitaciones no vendrán acompañadas de un descenso de las temperaturas, ya que serán más cálidas de lo normal hasta febrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario