12 abril 2015

Alergia al agua

Una adolescente de Utah, Alejandra Allen, sufre una extraña alergia al agua que es conocida como urticaria acuagénica. 

Alejandra no puede darse un baño en una piscina, en el mar o en un bañera, su piel se irrita, se le enrojecen los ojos, se llena de edematostas y lesiones eritematosas.

La joven quería ser bióloga marina pero tendrá que renunciar a su sueño ya que esta urticaria es degenerativa y llegará a empeorar con el paso del tiempo.

Su primera experiencia alérgica la sufrió hace ya algunos años tras darse un baño en una piscina, pero su madre pensó que era una reacción alérgica al cloro y para calmar su malestar le dio un antihistamínico.

Pero poco después volvió a sentir ese dolor mientras se bañaba en un lago que precisamente es conocido por la limpieza de sus aguas.

Así que se puso a buscar por internet que problema podría tener y encontró información sobre la urticaria acuagénica y su dermatólogo coincidió también en ese mismo diagnóstico.

Pero para estar seguros tuvo que someterse a una serie de pruebas, una de ellas era sumergirse en una bañera en la que Alejandra confiesas haberse sentido torturada del dolor que llegó a sentir.

Se conocen muy poco aún de esta alergia y se cree que son solo 50 personas en el mundo las que la padecen, pero algunos médicos creen que el origen puede estar en que las glándulas sudoríparas producen una toxina que desencadena esta respuesta alérgica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario