22 agosto 2016

El asesino en serie que era coronel

Coleccionaba galones en la guerrera. Estaba considerado uno de los pilotos de élite de Canadá. Se codeó con la reina de Inglaterra y el duque de Edimburgo mientras pasaban revista a la Fuerza Aérea. A sus 47 años, llevaba toda la vida sin levantar sospecha, casado con la directora de una presitigiosa asociación médica, con quien compartía pasión por el golf, la fotografía y la pesca.

El uniforme fue su mejor camuflaje, pero el coronel Russell Williams no pudo ocultar durante mucho más tiempo su condición de asesino y violador. Ayer compareció por tercer día en un tribunal de Ontario que esta misma semana le condenará seguramente a cadena perpetua. Por primera vez, los familiares de las víctimas pudieron ver los vídeos y las fotos de sus perversiones y atrocidades.

En la imagen que ha dado ya la vuelta al mundo, el coronel Williams aparece vestido con el sujetador (negro) y las bragas (rojas) de una de sus víctimas. El militar asesino grabó con la cámara la violación, tortura y agonía de dos mujeres, Marie-France Comeau y Jessica Lloyd. Durante el juicio ha confesado al menos otros dos asaltos sexuales, 82 robos en domicilios particulares para saciar sus veleidades fetichistas y el acoso a menores, movido por un impulso pedófilo.

Su mujer, Mary-Elizabeth Warriman, asegura que no sospechó nada en sus 19 años de matrimonio. «Nunca vi nada que pudiera hacerme pensar que Williams era capaz de hacer algo así», dijo ante el tribunal el mayor Greg McQuaid, su inmediato superior, que definió al coronel como «un tipo agradable y muy trabajador».

Las atrocidades de Williams, como sacadas de las novelas de Stieg Larsson, estaban sin embargo a la vista de cualquiera. En su garaje coleccionaba la ropa interior de sus víctimas. La policía descubrió las fotos y los vídeos con sus crímenes en su ordenador, donde también estaba la carta de condolencia que envió a la familia de la primera mujer asesinada, la cabo Marie-France Comeau.

Williams irrumpió en su casa en noviembre del 2009. Durante dos horas la golpeó y violó ante su cámara. «He sido buena, quiero vivir», llegó a decir antes de morir asfixiada. Tres meses después eligió otra víctima, Jessica Lloyd. Forzó la puerta de su apartamento y maniató a la joven de 27 años. Tomó fotos de ella en ropa interior y la violó. «Si muero, ¿se asegurará de que mi madre sepa que la quiero?», le imploró entre convulsiones. La asfixió con una cuerda.

«Si muero, ¿se asegurará de que mi madre sepa que la quiero?», llegó a implorarle una de las víctimas

1963: Nace en Bromsgrove (Inglaterra). 1987: Ingresa en el Ejército canadiense. 2000: Destinado a la base de Trenton, se le considera uno de los pilotos de élite. Lo trasladan a Dubai. 2005: Pasa revista a las fuerzas aéreas junto a la Reina de Inglaterra. 2010: Detenido por dos asesinatos, varias violaciones y 82 robos domiciliarios. Se enfrenta a una condena de cadena perpetua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario