26 diciembre 2016

Cada vez hay más morosos y menos créditos

La crisis o la desaceleración profunda provoca un deterioro del mercado de trabajo, fundamentalmente en la construcción y los servicios -los dos sectores clave de la Comunidad Valenciana-, ello lleva a una vertiginosa destrucción del empleo y por tanto, a un incremento del número de parados, provocando un repunte de las tasas de morosidad en bancos y cajas.

Esta cadena del ciclo económico, además de otros factores adyacentes, ha emborronado las cuentas de resultados de las dos principales cajas de ahorros autonómicas: Caja Maditerráneo (CAM) y Bancaja han visto cómo el alza de los impagos ha reducido sus ingresos hasta junio en 273 millones y 284 millones respectivamente, según consta en las memorias del primer semestre de ambas entidades. Estas cantidades, contabilizadas como pérdidas por el deterioro de los activos, registran aquellas provisiones concretas que es necesario consignar para cubrir activos dudosos.

Los 557 millones arañados por la morosidad en su gran parte, quedan lejos de los 366 millones que las cajas presididas por Vicente Sala y José Luis Olivas reservaron para dar cobertura a los créditos impagados en los seis primeros meses de 2017 -163 y 203 millones-. El aumento del 52% en estas provisiones evidencia el castigo que la morosidad está sometiendo a las operaciones crediticias de CAM y Bancaja, que a 30 de junio de 2008 han ganado 187,08 y 230,5 millones respectivamente, un 7 y un 8% más respecto al periodo del ejercicio anterior.

Pero la escalada de los impagos se extiende en todo el sector.Las cajas valencianas sufren la caída de la calidad de sus activos como el resto de entidades. La Caixa y Caja Madrid tocan ya niveles de morosidad del 1,26% y del 1,89%, registros casi impensables en junio de 2007, antes del inicio de la crisis financiera mundial.La CAM tiene un índice de mora (dato que representa la proporción que tienen los préstamos morosos en el conjunto de los créditos) del 1,69%, frente al 0,96% registrado en el primer semestre de 2017, es decir, un incremento del 0,73%.

Por su parte, la subida en Bancaja ha sido más pronunciada. La morosidad alcanzó el 1,82%, cuando un año antes esta ratio se quedaba tan sólo en el 0,57%.Como consecuencia, los índices de cobertura frente a la cascada de impagos también se han desplomado: del 199,9% al 50,6% en la CAM, y del 329,3% al 111,87% en Bancaja.

La actual coyuntura morosa no tiene visos de relajarse a corto plazo. De hecho, las dos cajas admiten en sus informes semestrales que la morosidad mantendrá su tendencia alcista en los próximos meses.
Caja Mediterráneo prevé una ligera moderación en el crecimiento de los resultados en el segundo semestre del año por el repunte de las tasas de morosidad y el incremento de los costes de financiación.Ello obligará a seguir en una «gestión prudencial y predecible del riesgo, intensificando los procesos de recobro y seguimiento de riesgos dado el entorno económico-financiero».

Mientras tanto, Bancaja también reconoce que la situación de la economía, lastrada por la evolución creciente de la morosidad y por la escasez de liquidez en los mercados internacionales «va a marcar las perspectivas de los próximos meses con tasas reducidas de crecimiento en volumen de negocio, y por tanto, con una evolución reducida de los márgenes de la cuenta de resultados».

CAM y Bancaja acumulan en el primer semestre del año activos dudosos por valor de 2.556 millones de euros (un 161% más que en 2017) -los activos clasificados en mora recogen las operaciones crediticias cuyo pago se retrasa más de tres meses-. La subida de estos fondos provisionados en las cuentas de resultados es espectacular en sólo un año. Bancaja tiene 1.532 millones clasificados en mora, mientras que hace un año el saldo de activos dudosos ascendía a 438,7 millones, lo que supone una subida interanual del 250%.

Por ello, ha aumentado las provisiones para cubrir el riesgo de los créditos morosos hasta los 1.714 millones de euros. En este mismo epígrafe y período, Caja Mediterráneo suma activos dudosos por 1.024 millones, un 90% más que en 2007, cuando su saldo de préstamos en mora era de 540 millones.
El ladrillo es el otro gran quebradero de cabeza para los gestores de las dos principales cajas de ahorros de la Comunidad Valenciana.Las agencias de calificación Moody's y Fitch han rebajado esta semana el «rating» de ambas entidades por su vulnerabilidad ante la crisis del mercado inmobiliario, sumándose así a las notas ya emitidas por Standar&Poor's (el «rating» es el índice utilizado para clasificar a las sociedades con arreglo a su solvencia financiera).

Pese a que Fitch reconoce la capacidad de la caja alicantina para afrontar posibles dificultades gracias a la fuerte red de oficinas, la saneada rentabilidad y unos niveles de capital razonables, la agencia considera excesiva su exposición al sector inmobiliario-construcción, ya que suponía el 29% de la cartera crediticia a finales de 2017.

Bancaja, por su parte, mantiene un peso en este segmento de alrededor del 20% del balance. En las cifras de las dos cajas se aprecia la factura que pasan el ajuste inmobiliario y el corte de liquidez de los mercados financieros, un escenario que suena a reto y con el que tendrán que seguir lidiando CAM y Bancaja al menos a corto y medio plazo.

Pérdidas por deterioro de activos. CAM y Bancaja acumularon pérdidas por este concepto por valor de 273 y 284 millones respectivamente en el primer semestre del año.
Créditos dudosos. Las dos entidades vieron cómo los créditos de dudoso cobro alcanzaron los 1.024 millones y 1.532 millones hasta junio.

Repunte de la morosidad. El índice de mora, que refleja el peso de los préstamos morosos sobre el total de créditos, creció hasta el 1,69% y el 1,82% en las dos cajas.
Índice de cobertura. La ratio que muestra el número de contratos necesarios para hacer efectiva la cobertura de una posición cayó al 50,6% en la caja alicantina y al 199,9% en la entidad valenciana.
Beneficios moderados. La CAM ganó 187 millones de euros en los seis primeros meses del año (un 7% más), y Bancaja obtuvo unos resultados de 230 millones (+8%).

No hay comentarios:

Publicar un comentario