14 julio 2017

Salma Hayek antes y después de ponerse tetas

El 15 de abril de 1957, la Twentieth Century Fox celebraba en Beverly Hills una cena en honor a Sofía Loren, la estrella más sexy y con más proyectos para la gran pantalla en aquel momento. De manera totalmente inesperada, irrumpía en el restaurante la desconocida actriz Jayne Mansfield, luciendo un escote que congeló para siempre la mirada de la italiana, sorprendida por la repentina competencia, en una instantánea que hoy sigue dando la vuelta al mundo. Y es que el pecho es ese símbolo casi mítico capaz de entronizar o destronar a más de una, que ocupa un lugar destacado en las artes de la seducción, la maternidad, la estética y también en la salud femenina, pero que a menudo no recibe el cuidado que merece. El doctor Miquel Prats de Puig, senólogo de la Clínica Planas, matiza que, «más que una zona olvidada, el seno sigue siendo, en algunos aspectos, un gran desconocido para las mujeres, porque a veces es fuente de miedos y preocupaciones debido a la falta de información». 

Perder el temor pero no el respeto, tonificar el músculo pectoral y cuidar la delicada piel que lo rodea son los caballos de batalla a la hora de lucir un escote en las mejores condiciones. «Para mantenerlo estéticamente bonito hay que huir de la obesidad y conseguir una buena tonificación de los músculos pectorales sobre los que se asienta la mama», explica el profesor Luis Ortiz Quintana, jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Gregorio Marañón y presidente de la Academia Médico-Quirúrgica Española. El objetivo es evitar que el pecho caiga como consecuencia de los años y la ley de la gravedad. La opción más natural son los clásicos ejercicios de pectorales, que fortalecen el área en todos los ángulos gracias al trabajo con pequeñas pesas. Raúl Quilón, entrenador personal de Slow Life House, recomienda realizar dos veces por semana tres series de dos ejercicios, con 10 repeticiones cada una, para empezar a notar cambios.

La medicina estética también ofrece soluciones. El tratamiento estrella, la radiofrecuencia, incrementa la temperatura de los tejidos para estimular la creación de elastina. En Clínica Corporal M+C combinan esta fórmula con corrientes modealdoras, que trabajan el plano muscular y los ligamentos de sujeción del pecho. En Boutique Spa Lostao añaden al método cosmética tensora y mascarillas a base de alginatos (polisacáridos procedentes de algas). Por último, para no dejar de lado esa piel encargada de sujetar naturalmente la glándula, la doctora Aurora Guerra, jefa de Dermatología del Hospital 12 de Octubre de Madrid advierte que «al pecho se le deben proporcionar los mismos cuidados que a otras zonas sensibles, como el cuello o el contorno de los ojos». Para mantenerlo hidratado y fime, aconseja utilizar un jabón que no produzca irritación, evitar los cosméticos de acción peeling con alta concentración de ácidos y apostar por productos que incluyan activos regeneradores de las fibras elásticas, como la centella asiática, para prevenir las estrías. Solo así, dándole los cuidados que requiere, ocupará con dignidad el lugar destacado que merece.

¿El fin de los implantes?
Las mujeres que sueñan con aumentar una talla de pecho disponen de una nueva técnica que no requiere introducir en su organismo ningún cuerpo extraño, como ocurre con las prótesis de silicona o el gel cohesivo. Se trata de las infiltraciones de grasa autóloga (propia), que se extrae igual que en una liposucción tradicional (principalmente del área abdominal); luego se centrifuga para obtener grasa pura, lista para ser infiltrada en los senos y así aumentar su volumen. Hablamos con dos de los mejores cirujanos plásticos de nuestro país, los doctores Julio Millán, de la Clínica Ruber (Madrid, tel. 914 02 97 14), y Vicente Paloma, del Centro Médico Teknon (Barcelona, tel. 933 93 31 81), para conocer la diferencia entre los implantes tradicionales y este nuevo método.

Prótesis versus...
VENTAJAS
 Es un sistema contrastado, con muy buenos resultados.
 Se puede aumentar más de una talla.
 Permite una buena visibilidad de la mama en las exploraciones rutinarias, como mamografías o ecografías.
INCONVENIENTES
 Se pueden encapsular, calcificar o necrosar.
 Durante el proceso de cicatrización (un mes) es preciso limitar la actividad normal.

Ventajas:
Permite una colocación muy selectiva, según los deseos de la paciente y el cirujano.
El postoperatorio y recuperación son menos dolorosos y más breves que cuando se implantan prótesis.
 No hace falta colocar drenajes.
 El proceso de envejecimiento mamario es natural.
Inconvenientes:
 No cualquiera puede optar a esta intervención, pues requiere una extracción de dos litros de grasa, algo
poco frecuente en una mujer con poco pecho y,
por tanto, previsiblemente delgada.
 Se puede encapsular, calcificar o necrosar,
igual que una prótesis. 
Solo está indicada para aumentar una talla.
 La grasa puede variar de volumen.

Las mejor dotadas:
Entre la inolvidable Jayne Mansfield y la recién descubierta Christina Hendricks (una de las protagonistas de la serie televisiva Mad Men), han sido muchas las portadoras de escotes que marcan época. Tras unas décadas de líneas rectas y deportivas, una modelo por entonces desconocida, Laetitia Casta, hizo regresar las curvas al lugar del que nunca debieron marcharse. La italiana osó -en mitad de unos andróginos años 90 en los que el único volumen que crecía era el de las hombreras- contonearse por las portadas de medio mundo anunciando una nueva era mucho más sexy. La carne estaba de enhorabuena, y ella fue la primera de una larga lista de celebs que han abanderado el más es más, paseando sus encantos por todas las alfombras rojas sin tener que renunciar a la elegancia. Así, Scarlett Johansson sedujo a primera vista a Woody Allen: el director no dudó en convertirla en la explosiva protagonista de Match Point. La delegación hispana, abanderada por Salma Hayek o Sofía Vergara, no tiene nada que envidiar a los escotes de Marion Cotillard o Jennifer Lowe-Hewitt. Todas las mujeres de esta lista demuestran, en definitiva, que están más que capacitadas para llevar la delantera...

No hay comentarios:

Publicar un comentario