Shirley Bassey interpretó Goldfinger

Bassey, la cantante inglesa Shirley Bassey (1937) actuará mañana en el Festival de Perelada (Gerona) después de haberlo hecho en el exclusivo Sporting Club de Montecarlo, una sala dependiente de la histórica Societe Des Bains de Mer, cuyo principal accionista es el principe Rainiero. Basey, hija de padre nigeriano y madre inglesa, fue la menor de siete hermanos. Su primera aparición en público, tras intentar regentar una boutique, ser maniquí y empaquetar sartenes, la hizo en los coros de una revista titulada Memories of Al Jolson. En 1955 hizo su presentación en el West End de Londres con Such is Life. Consiguió una enorme popularidad interpretando para películas del 007 temas como Goldfinger, Moonraker y Diamonds Are Forever. 

A sus 28 discos de oro hay que añadir importantes titulos concedidos por las revistas Time y Music Week. Shirley Bassery recibió ayer, en el portal de su lujoso apartamento en Montecarlo, no quiere mirones por casa, a este periódico. Bajó con las llaves ensaltadas en un enorme llavero con forma de corazón, «culos de botellas», en muñecas y oidos y unos pantalones vaqueros totalmente ceñidos. Cuando no está subida sobre el escenario tiene un genuino toque a «maruja» realmente encantador. Parece que con el paso del tiempo, Shirley Basey se ha revalorizado tanto como los diamantes... SHIRLEY BASSEY.- Le agradezco mucho que me diga esas cosas, sigo siendo muy coqueta.


Pienso que esa revalorización de la que usted habla se debe a una interrelación muy especial que se ha establecido entre el público y yo. Por cierto, ¿dónde ha dejado los diamantes?. - Los tengo en la caja fuerte de un banco. No están los tiempos como para ir por la calle cargada de piedras. Si me dan a elegir ahora entre un diamante y un hombre me quedo con lo último. Me llama la atención que muchos grupos de pop actual sigan hablando en sus canciones de ahora de los mismos temas que usted ya hablaba hace años. - La sociedad no ha evolucionado tanto como parece. De todas formas los grupos actuales sólo piensan en protestar contra lo establecido pero sin que haya un mensaje realmente claro en sus letras. A los músicos de hoy les falta romanticismo y les sobra agresividad. ¿Por qué siempre prefirió cantar temas ya popularizados por otros cantantes y no hacerse con un repertorio propio?. - Siempre me ha gustado cantar todo tipo de canciones. Cuando algo suena bien lo incorporo a mi repertorio sin darle más vueltas a la cosa. ¿Se considera una cantante «crooner»?. 

- No, no me considero una «crooner». He hecho practicamente de todo. Yo utilizaría este termino para gente como Frank Sinatra o Julio Iglesias. Yo canto desde la canción más romántica a la más erótica. Las primeras ambiciones de Shirley Bassey se centraban en tener una boutique; más tarde empaquetó sartenes... Finalmente se convierte en una estrella. Parece que su vida está escrita por un guionista de cine americano. - Odio a los americanos, la gente siempre me identifica con ellos. 

Creo que es porque tengo éxito. Mi vida, efectivamente, parece un cuento de hadas, pero un cuento que, con el paso del tiempo, se ha convertido en realidad. En las enciclopedias de música a usted la encasillan en el capítulo de «música negra» sin más. ¿Se considera influenciada por el «jazz» o el «blues»?. - Como no soy americana nadie sabe donde encasillarme. Lo que yo hago no tiene exactamente el sentido del «jazz» ni del «blues», aunque algunas de mis canciones recuerden ligeramente este último estilo. Entiendo perfectamente que los críticos no sepan en que capítulo meterme; mis canciones son un «cocktail» con unos ingrdientes muy especiales. Su primera aparición pública fue en una revista, un mundo que usted conoce muy bien. 

En la prensa ya han empezado a aparecer titulares que anuncian: «Broadway ha muerto. Viva West End». ¿Qué opina sobre el asunto?. - El musical inglés siempre ha tenido mucha más imaginación que el americano. Muchos de los espectáculos que se ven en Broadway son de origen inglés; es como si de repente se les hubiera apagado las ideas. Los vientos, afortunadamente, soplan ahora a favor del West End.

¿Cual es el secreto del musical inglés? - Su éxito radica, indiscutiblemente, en la calidad de sus letras y de su música. No hay polvitos mágicos. ¿Ha recibido alguna oferta para ser la protagonista de una revista?. - Antes de fallecer mi marido estabamos preparado Napoleón y Josefina, pero tras su muerte todo acabó. Ahora no quiero saber nada de revistas. ¿Qué papel la habría gustado interpretar en una revista?. - Me habría gustado hacer My Fair Lady; me identifico mucho con este personaje. Algunos de sus éxitos musicales llegaron de la mano del superagente 007. ¿Le ofreció el cine alguna vez la posibilidad de poner la cara en vez de la voz en la gran pantalla?. - Con los productores de cine estoy muy descontenta, nunca me ofrecieron ningún papel. Creo que se debe al color de mi pelo, nunca fui rubia. Casi todos su éxitos han llegado cantando en solitario. Sin embargo en alguna ocasion se emparejó con Al Corley y Alain Delon. 

¿Le gusta emparejarse o prefiere ir por libre?. - Prefiero cantar sola. Empecé sola y así terminaré. ¿Si tuviera que buscar una pareja para cantar con quien le gustaría hacerlo?. - Me gustaría cantar con Pavarotti o con Plácido Domingo. Si aceptan mi oferta estoy dispuesta a ensayar sin parar.

Comentarios