09 agosto 2012

El consumo de alcohol entre los españoles aumenta

Desafortunadamente las cifras de consumo de alcohol en España son alarmantes. Los adolescentes españoles están consumiendo alcohol de una forma preocupante. Lograr disminuir el consumo de alcohol es otro objetivo primordial en la estrategia contra las enfermedades tumorales. Otra de las recomendaciones dietéticas que de cumplirse harán descender la incidencia del cáncer de colon es la de disminuir el consumo de grasas animales y aumentar el de vegetales, frutas frescas cereales y fibra. 

En una palabra: un mundo más vegetariano. Una recomendación todavía no incorporada en el «decálogo» contra el cáncer es el ejercicio físico frecuente. Datos muy recientes, publicados en EE UU, confirman la bondad del ejercicio físico como forma de prevenir no sólo las enfermedades cardiovasculares sino también el cáncer. La mortalidad, por todas las causas, entre las personas que realizan ejercicio físico es significativamente menor que entre aquellas que no realizan, de forma regular, deporte alguno.

La obsesión antitabaco, antialcohol, provegetal y de todos los expertos en Medicina Preventiva puede, si consigue sus objetivos, lograr una mejoría espectacular en la salud de los ciudadanos al conseguir disminuir la mortalidad de las enfermedades cardiovasculares también. Es lógico, por tanto que el esfuerzo de divulgación entre los jóvenes se deba redoblar, dado que será el segmento social más favorecido. La otra faceta de la batalla contra el cáncer es el diagnostico precoz. Aquí la mujer es la más favorecida. El cáncer de mama, el tumor más frecuente entre mujeres, si es diagnosticado a tiempo tiene muchas posibilidades de ser curado. El autoexamen de mama y la mamografía periódica cada 2 años después de los 45 pueden, si se generaliza, hacer disminuir la mortalidad de este tipo de tumor. En Norteamérica, sobre todo después del caso de Nancy Reagan -en la que se diagnosticó un tumor mamario gracias a una mamografía rutinaria- hasta un 30% de las mujeres de aquel país se han hecho esa prueba.

La capacidad de ésta técnica de diagnosticar tumores clínicamente impalpables la convierten en un elemento de gran valor para detectar precozmente los tumores de mama. Un tumor de mama diagnosticado a tiempo puede curarse totalmente, y sin extirpar el pecho.

La mamografía rutinaria no es aún frecuente en nuestro país. Excepto algunas campañas aisladas llevadas a cabo en Comunidades Autónomas el procedimiento no es habitual. Fuentes médicas consultadas por opinan que, aunque la mamografía se va haciendo más frecuente, las campañas de realización masiva son todavía pocas y el porcentaje de mujeres que se practican una mamografía es escaso.

El otro tumor femenino curable, si se diagnostica a tiempo, es el de cuello de útero. Si en todas las mujeres, mayores de 25 años, se practicara, cada tres años, una citología vaginal en regla, el número de muertes por cáncer de cuello de útero sería ridículo. El cáncer es una enfermedad prevenible, que se debe diagnosticar a tiempo. Es también una enfermedad tratable. En nuestros días el cáncer se puede curar en un 50% de las ocasiones. Pero es mejor prevenir que remediar. El papel de la Educación Sanitaria en la prevención y diagnóstico del cáncer es esencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario