25 diciembre 2013

Kate Winslet se quedó sola con su oscar

REESE WITHERSPOON. 10 meses. Reese tampoco pudo mantener la estatuilla y el marido que la vio recogerlo. Ryan Phillippe pasó a la historia para la actriz de Walk the line, que se hizo con su Oscar en 2006. Pese a las terapias matrimoniales, todo acabó en 2008, después del affaire de Phillippe con la actriz Abbie Cornish. Witherspoon acabó en los brazos de Jake Gyllenhaal.

GEENA DAVIS. Nueve meses. Otra que no se olvidó de darle las gracias a su marido, el actor Jeff Goldblum, tras obtener el Oscar a la Mejor Actriz Secundaria por El turista accidental en 1989. No importó que unos meses más tarde, la protagonista de Thelma & Louise se fuera con el director Renny Hartlin y dejase atrás a su segundo marido, al que conoció rodando La Mosca.

SANDRA BULLOCK. Un mes. La ganadora de un Oscar por The Blind Side canceló esta semana un viaje y abandonó el domicilio conyugal tras saber que su tatuado marido Jesse James tuvo un affaire con Michelle Mcgee, también tatuada. James ha pedido disculpas en un comunicado en el que mentaba la vergüenza y el dolor que todo esto ha causado a su mujer y sus hijos.

KATE WINSLET. Un año. Es el tiempo que ha transcurrido desde que recibió el Oscar hasta su separación de su marido, el director Sam Mendes. La británica, que se hizo con la estatuilla el año pasado por su papel en The Reader, anunció a principios de semana que lo suyo con el director de Revolutionary Road no daba más de sí. Hoy, sus cercanos dicen que su carrera pudo más que su vida personal. Pese a todo, ambos aseguran que el acuerdo es amistoso y que no ha habido terceras personas.

KIM BASINGER. Dos años. Otra rubia universal con Oscar y sin marido. Cuando nadie daba un duro por su carrera, la actriz sureña de Nueve semanas y media recibió su reconocimiento por su papel en LA Confidential, acompañada entonces por el gran amor de su vida, Alec Baldwin. Tres años más tarde, el mal temperamento del actor fue el detonante de un sonado divorcio.

ANGELINA JOLIE. Tres años. Angelina también forma parte de esta lista de ilustres que acabaron en divorcio después de recibir el Oscar. Casada entonces con Billy Bob Thornton, la actriz obtuvo premio por su papel secundario en Inocencia interrumpida. Le faltaban años para convertirse en la ultrafamosa pareja de Brad Pitt. Obviamente, su marido de antes ya es historia antigua.

HALLE BERRY. Un año. Otra que no tuvo reparos en hacerle saber al mundo lo enamorada que estaba fue Halle Berry, la bella actriz afroamericana de 43 años que acudió a la gala de 2002 a recibir su Oscar felizmente casada con el cantante Eric Benet. Un año después, la pareja disolvió su unión tras conocerse los múltiples adulterios que protagonizó Benet. Berry no pudo perdonar.

EMMA THOMPSON. Dos años. Tampoco funcionaron las cosas para los británicos Emma Thompson, ganadora del Oscar por Regreso a Howard's end, y Kenneth Branagh, el director y guionista fascinado por la obra de Shakespeare. Galardonada en 1993, acabó con el actor Greg Wise después de que su marido hiciera lo propio con Helena Bonham Carter, hoy pareja de Tim Burton.

HELEN HUNT. Un año. La actriz Helen Hunt brilló con luz propia en 1998 tras recibir su Oscar por Mejor Imposible. Hizo lo propio. Le dijo a su marido de entonces, Hank Azaria, desde el atril que era el mejor hombre que conocía, y un año más tarde, como casi todas sus compañeras, acabó la relación por incompatibilidad de caracteres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario