07 diciembre 2013

Los actores latinos están discriminados en EEUU

Ricky Martin es el cantante más popular del momento y Jennifer Lopez el sueño más caliente para millones de estadounidenses. Lo hispano que triunfa, deleita, hace mover las caderas, apuntarse a cursillos de español y salsa y salva a las compañías de discos norteamericanas, que en los últimos años viven de los ingresos del público latino... y la televisión norteamericana sin enterarse. A pesar del éxito de los hispanos en este momento en Estados Unidos, los papeles de los actores y personajes en español disminuyen cada vez más.

Un reciente estudio del Sindicato de Actores demuestra que los papeles de los hispanos en 1998 bajó al 3,5% de un 4% que tenía en 1997. Con 30 millones de hispanos en Estados Unidos, casi el 11% de la población del país, lo latino suena, mueve el cuerpo y consume. Pero no aparece en la televisión y apenas en el cine, a pesar de que esta comunidad se gasta 80.000 millones de pesetas en ver películas.

Estas cifras son todavía más sorprendentes cuando se comparan con otra minorías como la negra, que representa el 12,5% de la población total del país y que tiene el 13,4% de los papeles de la televisión. «Es algo que viene de lejos y que llega en un momento en el que nuestra población se está triplicando», ha declarado al diario The Miami Herald Raúl Yzaguirre, el presidente del Consejo Nacional de La Raza. Esta organización, que agrupa a millones de hispanos, tuvo que pagar la pasada semana a la ABC para que emitiera la entrega de los premios ALMA que concede a los artistas que hablan español y que triunfan en EEUU.

La América anglosajona que despide el siglo hablando de estaciones en el espacio se ha olvidado de lo que pasa en su propio suelo. Los hispanos existen y en la televisión no aparecen. Es más, pierden presencia porque ahora hay menos actores hispanos en la TV que hace 40 años, cuando la pequeña pantalla era una niña que crecía y estaba repleta de películas de vaqueros en los que había mexicanos. No eran papeles nobles, pero, al menos, se les veía en la televisión. Ahora la falta de oportunidades es tan seria que La Raza no pudo entregar sus premios ALMA a la mejor actriz de comedia o a la mejor película porque no había candidatas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario