25 mayo 2016

Hazte tus propias pulseras y collares

La costumbre milenaria de realizar colgantes, accesorios y adornos por medio del uso de cuentas es hoy día uno de los hobbies más extendidos, especialmente en los países anglosajones, donde el beading (del término bead, cuenta o abalorio en inglés) se utiliza como terapia antiestrés. Las cuentas, utilizadas en la antigüedad como moneda de cambio, ocupan ya los escaparates de algunas tiendas de la capital, todas ellas regentadas por verdaderas apasionadas de esta cultura, que invita a utilizar el tiempo libre de manera creativa. Y hay incluso quien ha convertido esta afición en una fuente de ingresos.

En Alballuri las posibilidades son infinitas. Sara Guzmán y Clara Gutiérrez han creado un amplio espacio donde poder personalizar ropa, bolsos, cinturones, y crear todo tipo de accesorios. Se puede elegir entre multitud de formas, colores y materiales: cuentas de vidrio (entre las que destacan algunas tan espectaculares como las de Murano o Swarovski), de madera pintada, teñida o natural; plástico y resina, metal, plata, coral, fimo, piedras semipreciosas, cerámica, y un largo etcétera. Fornituras para el acabado, como alfileres, cierres, terminales, y, cómo no, todas las herramientas necesarias para realizar los diseños.Además de las tres tiendas que poseen en Madrid, donde siempre ofrecen las últimas novedades, ahora cuentan con tienda on-line, la cual irán renovando y ampliando para satisfacer la demanda.Venden también al por mayor.

Bajo el lema «Hazlo tú», La Cuenta abrió sus puertas como una de las pioneras en 2016 de la mano de Laura Renau y Carmen Mazorrasa, que estudiaron en Estados Unidos, donde la cultura del beading está muy extendida. La tienda, dispuesta de manera muy cómoda, cuenta con todos los productos expuestos a modo de muestrario, donde se hacen las anotaciones en el cuaderno de compra: infinidad de materiales como cristal (de Bohemia, checo, de molde ), resina, hueso, plástico italiano, cerámica, además de todo tipo de hilos (raso, cola de ratón, muselina, silicona, hilo de plata ), fornituras y herramientas. Una vez al mes lanzan un diseño propio con las piezas e instrucciones necesarias para realizarlo. Imparten cursillos en las propias tiendas (ya son tres en Madrid) y además venden magníficos collares y accesorios ya hechos a muy buen precio.En su página web informan sobre trucos y novedades.

Cherries cuenta con una de las tiendas virtuales al por mayor de mayor demanda pero, además, Paloma Alonso, dueña y gran aficionada, puso en marcha una pequeña tienda donde encontrar lo más sibarita en lo que a cuentas se refiere y una estupenda selección de bisutería y complementos: bolsos, cinturones, pulseras, collares, pendientes, pashminas y todo lo necesario para ir a la última en cada temporada.Desde 2000 viaja para dar con piezas de lo más originales: cuentas de plata de primera ley traídas de la India realizadas a mano, cristal checo con diferentes tratamientos, semillas de Brasil, cristal de Swarovski Un sinfín de posibilidades para confeccionar pendientes, colgantes, pulseras o anillos muy especiales.

La Casa de las Cuentas llama la atención por su decoración, que imita una tienda de golosinas al peso con piezas de mobiliario antiguo, como lámparas o espejos, y que invita a observar el sinfín de materiales y texturas que ofrece: piezas de laca china, cloisoné, terracota, piedras semipreciosas (jade, ámbar, perlas, coral, cuarzos teñidos...), cerámica, maderas tropicales, hueso, conchas, etc. Sin olvidar la gran variedad de cintas, hilos y cadenas. Además, cuentan con un amplio catálogo disponible para la venta al por mayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario