Ian Somerhalder para Christian Grey

Todos quieren ser jóvenes, ricos y atractivos. Todos quieren llevarse al huerto, perdonen la expresión, a una virginal universitaria. Todos quieren ser Grey, Christian Grey, el protagonista de la trilogía erótica de E. L. James, y se les acaba el tiempo. La lista de actores que se barajan para dar vida al personaje en la adaptación cinematográfica no para de crecer. Los más cacareados han sido Robert Pattinson (Crepúsculo) y Matt Bomer (Ladrón de guante blanco), aunque los estudios no han descartado la posibilidad de buscar intérpretes desconocidos para el papel. Junto a ellos han sonado nombres como Ryan Gosling, Alex Pettyfer o Ian Somerhalder, pero más por boca de los fans que de la autora o los productores Michael de Luca y Dana Brunetti (La red social).

Lo mismo ocurre con las féminas: basta teclear "Anastacia Steele" en Google para que aparezca una colección de imágenes de Alexis Bledel (la almibarada protagonista de Las chicas Gilmore, primera en las apuestas de las lectoras), Emilia Clarke (la tenaz Daenerys en Juego de Tronos) o Emma Watson (Hermione en Harry Potter), que se apresuró a desmentir los rumores sobre su participación en la película. Según el diario británico Daily Mail, Cara Delevingne habría asistido a una audición para conseguir un papel secundario. La it girl ha expresado en varias ocasiones su deseo de hacer carrera en el mundo del cine; a punto estuvo de protagonizar la versión de Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton, pero la belleza inquietante de Mia Wasikowska se impuso al final del casting.


Entre los chicos, Robert Pattinson suena, y mucho, por un motivo: E. L. James es una amante confesa de la saga Crepúsculo, escrita por Stephenie Meyer (autora que, por cierto, se jacta de no haber leído 50 sombras). Es más, la primera novela de Grey nació después de que Mama porno versionase las historias vampíricas de Meyer –práctica que se conoce como fan fiction– dotándolas de contenido erótico. La quiniela de actores está abierta, pero lo que sí se sabe es que Sam Taylor-Wood será la encargada de dirigir una cinta que llegará a los cines en agosto de 2014.

Universal Pictures y Focus Features compraron los derechos de la película a principios de 2012, cuando las novelas ya habían alcanzado cotas planetarias. A mediados de año, y coincidiendo con la llegada de la trilogía a España, los tres libros copaban el podio de los más vendidos –en la categoría de ficción– en la prestigiosa lista de The New York Times. La compra fue una ganga: pagaron cinco millones de dólares por una historia que ha vendido más de 60 millones de copias desde que James la publicara por primera vez en 2011 en una pequeña editorial australiana.

Para los que no puedan esperar un año para verla, ya existe una versión apócrifa (y pornográfica, obviamente): Fifty Shades of Grey: A Adaptation. La cinta recibió una denuncia por plagio en menos de lo que tardó Grey en conquistar a la inocente Steele. El reto de los guionistas de la película oficial tiene mucho que ver con esto: si quieren llenar las salas tendrán que rodar un filme que no obtenga una calificación para mayores de 18 años. Ahí es nada.

Comentarios