06 octubre 2015

El Crossfit funciona

Recuerda, en cierto modo, a los durísimos ejercicios a los que se sometía Demi Moore en La teniente O’Neil. Porque el Crossfit es parecido a los adiestramientos militares que tanto hemos visto en las películas. 

Y esa es precisamente la base de la disciplina: superar los límites de cada uno con entrenamientos cortos, pero de mucha intensidad (que nunca se repiten, por lo que resulta un programa de lo más ameno). 

El objetivo es ponerse en forma de una manera rápida y obtener un cuerpo escultural. Para ello, en la práctica, se combinan ejercicios de diferentes modalidades deportivas, trabajando así todos los grupos musculares del cuerpo por igual. 

Los aparatos que se utilizan son las Kettlebell, unas pesas pequeñas de una sola asa, que se emplean para realizar ejercicios de brazos y hombros; cajones de madera, para saltar; anillas, con el fin de trabajar la parte de los pectorales, brazos, hombros y espalda, y barras de peso de halterofilia, útiles en ejercicios funcionales que afectan a todo el cuerpo. 

Cada día se realiza un workout of the day (entrenamiento del día) diferente, que consiste en grupos de movimientos organizados en forma de circuito y regulados por intervalos de trabajo. Las clases son siempre en grupo, una manera de que los veteranos animen a los novatos a completar la serie. 

La sesión dura 60 minutos, precedida por un calentamiento de otros 20; ya en ese tiempo se pueden quemar 260 calorías. El grupo entero hace los mismos ejercicios, es el profesor el que se encarga de controlar el número de repeticiones adecuadas a cada alumno, así como el peso que pueden cargar. La propuesta es siempre competir contra uno mismo y el reloj, aprobar el examen diario e ir paso a paso.

En su estancia en España, Annie Thorisdottir, la única mujer en ganar los Reebok CrossFit Games en dos ocasiones consecutivas (2011 y 2012), unos juegos que se retransmiten en directo por la ESPN (la cadena de deportes más vista en EEUU), nos aclara por qué este deporte está tan de moda. 

Ella mide 1,70 y pesa 67 kilos. Probó el Crossfit y los cambios en su físico no se hicieron esperar. "Puedes entrenar con mayor o menos intensidad para conseguir una musculatura más o menos marcada. Yo practico cuatro horas al día con el fin de competir, así que intento desarrollar todos los músculos sin centrarme en una parte en concreto. 

Trabajo abdominales, cuádriceps y bíceps pero no podría decir cuál de ellos más, intento que sea equitativo. Lo bueno de esta disciplina es que se ejercitan todos en conjunto", explica la deportista. La especialista resalta que es más femenino de lo que pudiera parecer: 

"Los datos oficiales muestran que el 60% de quienes practican Crossfit son mujeres. Les parece un deporte completo y muy eficaz. En poco tiempo se ven resultados, y eso se agradece cuando se busca ponerse en forma".

No hay comentarios:

Publicar un comentario