10 octubre 2015

Muere la dama del leño

Catherine E. Coulson entró en el Olimpo catódico sujetando un leño entre sus brazos: aquel con el que Margaret Lanterman, su personaje más célebre, mantenía sus extravagantes soliloquios en Twin Peaks. 

Han pasado 25 años desde que aquella cautivadora serie de David Lynch puso un punto y aparte en la historia de la televisión.

Lo cierto es que la dama del leño nació como un personaje coyuntural. La verdadera inquietud de Coulson, fallecida víctima de un cáncer el pasado lunes, estuvo tras las cámaras del cine independiente. 

Mucho antes de ser una de las actrices de Lynch, Coulson ya formaba parte del equipo técnico de este singular cineasta norteamericano. Más aún, antes de colaborar por primera vez con él lo había hecho con John Casavetes, algo así como el patriarca del cine independiente estadounidense.

Por no hablar de sus trabajos para Jim Jarmusch, otro de los grandes de esta pantalla off Hollywood. Técnica antes que actriz, su empleo más frecuente fue la ayudante en los equipos de cámara.

Hija de un ejecutivo radiofónico y una destacada bailarina de ballet –Elizabeth Fellegi–, Catherine E. Coulson nació en Oregón en 1943. Sin embargo, su infancia transcurrió en el sur de California. Primero cursó sus estudios en el Scripps College, una reputada escuela de bellas artes femenina y posteriormente ingresó en la Universidad de San Francisco.

Casada con Jack Nance en 1968, quien con el tiempo acabaría siendo uno de los actores más frecuentes de Lynch, la joven Coulson entró en contacto con el singular realizador en 1974. Intervenía en montajes de Shakespeare en el Festival de Oregón cuando él le confió el personaje de la mujer con la pierna amputada de su tercer cortometraje, The Amputee, que además protagonizó junto a ella.

No obstante, tras emplearse como ayudante de cámara en Asesinato de un corredor de apuestas chino (John Casavetes, 1976), la filmografía de Coulson siguió su curso tras el tomavistas.

En 1977 repitió el empleo en Cabeza borradora, la cinta que supuso el lanzamiento de Lynch, a quien también ayudó en la dirección. En aquella ocasión, el protagonista, Henry Spencer, fue incorporado por Nance, el marido de la actriz.

Precisamente, fue también en ese año cuando Catherine volvió a emplearse como ayudante del operador en Opening Night, un acercamiento al teatro de Casavetes. Dado su interés por la escena, la actriz de Oregón debió de disfrutar especialmente durante aquel rodaje. 

De nuevo en el equipo de cámara, trabajo con Jarmusch en 1991, en las secuencias de Los Ángeles de Noche en la Tierra. Sólo se ponía delante del tomavistas de forma ocasional y siempre para pequeños personajes. Por ejemplo, en el caso de Femme Fatale (André R. Guttfreund, 1991).

Pero al gran David Lynch también le gustaba verla en pantalla. Así que le confió aquel leño de las extravagancias que habría de elevar a Margaret Lanterman al parnaso catódico. Además de en la versión cinematográfica de Twin Peaks -El diario de Laura Palmer (1992)- y en esa segunda parte que aún se está filmando, Coulson intervino en cintas como Calvin Marshall (Gary Lundgren, 2009) o Walk-In (Scott Blum, 2012).

Apenas hay títulos comerciales en ninguna de sus dos filmografías. Como intérprete, tan sólo No me mientas que te creo (Maurice Phillips, 1991); como ayudante de cámara, Star Trek II-La ira de Khan (Nicholas Meyer, 1982). Separada de Nance en 1976, volvió a casarse con el rabino y guionista Marc Sirinsky.

David Lynch dio ayer las condolencias a la familia de la actriz a través de un comunicado: "Hoy he perdido a una de mis amigas más queridas. Catherine era oro puro. Siempre estuvo ahí para sus amigos y estaba llena de amor para todo el mundo. 

Le encantaba reír y hacer reír a la gente". Harley Peyton, productor de Twin Peaks, añadió ayer: "es duro pensar en alguien que ejemplificara mejor el corazón y el alma de Twin Peaks".


Catherine E. Coulson, técnica de cine y actriz, nació en Ashland, Oregón (EEUU) el 24 de octubre de 1943 y murió en la misma ciudad el 28 de septiembre de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario