31 mayo 2013

Los programas más vistos de la televisión

ESTUDIO ABIERTO

José María Iñigo, estrella indiscutible de la programación de TVE durante años 70, triunfó en los 80 arrastrando programas de la década anterior como este, Estudio abierto, que se emitió por segunda vez desde el año 82 hasta el 85. Otros títulos como Directísimo y Fantástico fueron seguidos por los telespectadores que disfrutaron con espacios como «Y usted ¿qué sabe hacer?» en el que hasta los menos espabilados tenían lugar de importantes protagonistas.

VERANO AZUL

Fue la serie del año y el triunfo de su director, Juan Antonio Mercero, quien consiguió vander el producto a varias televisiones extranjeras. No sucedió lo mismo con la pandilla de protagonistas. Los rostros de los protagonistas aún se recuerdan junto al de Antonio Ferrandis en el papel de «Chanquete». En cualquier caso, Verano azul entusiasmó a público muy heterogéneo no acostumbrado a romances infantiles tan reales en la pantalla.

POR LA MAÑANA

Supuso el regreso de Jesús Hermida al medio televisivo y, más importante, el comienzo de una nueva etapa en la era de la TVE: la televisión matinal. Ya antes Martínez Soler había dado un paso con su Buenos Días. Hermida llevó a la pantalla los grandes programas omnibus. Inspirado en el estadounidense Buenos días América, Hermida consiguió que las amas de casa limpiaran sus hogares con la televisión encendida, compitiendo con la radio. Un verdadero hito.

APLAUSO

José Luis Fradejas revolucionó los musicales. El concurso de baile se presentaba tentador para los numerosos jóvenes españoles seducidos por el ritmo. Imposible olvidar su inevitable bufanda y su marcha animada. Su etapa al lado de Silvia Tortosa, -ambos en el papel de presentadores-, consagró su figura. Nacho Dogan, su cara maquillada y su «qué fuerte hermanos marchosos», presentes en Aplauso, impusieron la música disco en la tarde de los sábados.

DE JUEVES A JUEVES

Apoteósico triunfo de Mercedes Milá. Sus entrevistas batieron records de audiencia. De su programa aún se recuerda a Mari Carmen Martínez Bordiú, Adolfo Suárez, o a Isabel Pantoja mostrando el aro de su dedo a la cámara y confesando apasionada que mientras ella siguiera luciendo ese anillo, ningún hombre podría entrar a formar parte de su vida. El espíritu inquieto y agresivo de Mercedes Milá acorralaba y acosaba sin tregua a sus invitados.

DALLAS

Primera de las grandes series de intrigas familiares que derrocharon lujo a raudales por las pantallas de TVE. Las aventuras, desventuras, amoríos de los Ewing engancharon desde el primer capítulo al público español. Una familia ricachona pero infeliz resultaba inusual. No hacía falta más. Los españoles se entusiasmaron con las maldades del perverso J. R. Su argumento narraba los entresijos de un mundo ficticio de magnates estadounidenses del petróleo.

MAS VALE PREVENIR

Ramón Sánchez-Ocaña, periodista por vocación pero perteneciente a una familia de médicos absolutamente devotos, no podía estar más familiarizado con la ciencia. Se especializó en temas médicos y científicos y supo acercar sus entresijos y su terminología a una sociedad que no se había sentido excesivamente atraída por el mundo de la medicina. Esa fue la clave de su éxito. Su programa se mantuvo en antena durante toda la década de los ochenta.

VIVIR CADA DIA

Nos acompañó durante toda la década. Un total de 11 veces llegó a emitirse a lo largo de los 80 y su director, José Luis Rodriguez Puértolas, marcó con su trabajo la llegada de un nuevo género televisivo al que bautizaron como docudrama. Un caso real, una familia, o un protagonista exponían sus vivencias, siempre marginales y siempre dramáticas. La última emisión de Vivir cada día, en junio del 88 estuvo dedicada a «La palanca», el barrio chino de Bilbao.

LOS RICOS TAMBIEN LLORAN

La inevitable Mariana no podía faltar en esta relación de programas estelares de la década. Meses y meses, capítulos y capítulos compartiendo su angustia por el joven Luis Alberto. Su protagonista, Verónica Castro, estrella de la televisión mexicana convertida para siempre en Mariana, aterrizó en Televisión Española de la mano de Por la mañana, y con su llegada marcó el comienzo de la pasión por los grandes culebrones.

ESTA NOCHE

Carmen Maura dirigida por Fernando García Tola interpretó su primer gran papel: el de la joven inocente que arrancaba cada espacio con verdades como puños. «Nena, tu vales mucho» le decían. Su programa fue uno de los que despertaron más pasiones y odios, sin margen para la indiferencia. Carmen Maura y Tola fueron criticados pero, semana tras semana, los ingeniosos guiones que Carmen Maura recitaba remontaron con fortuna la cima de la popularidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario