19 agosto 2014

Cliff Richard acusado de abuso de menores

Las alegaciones son completamente falsas", protestó ayer Cliff Richard. El condecorado cantante reaccionó con furia y celeridad a la redada policial en su vivienda de Inglaterra motivada por "una alegación de carácter sexual". 

Según el detective que conduce la investigación, el superintendente Matt Fenwick, el presunto abuso sexual ocurrió en los años 80 y la víctima tenía menos de 16 años. Sir Cliff defiende vigorosamente su inocencia.

"Durante muchos meses he sido alertado de alegaciones contra mí, de impropiedad histórica, que están circulando en Internet. Las alegaciones son completamente falsas. 

Hasta ahora había elegido no dignificar estas falsas alegaciones con una respuesta, puesto que simplemente les aportaría oxígeno", explica el músico en un comunicado difundido minutos después de la entrada de agentes de policía en su apartamento de la lujosa urbanización Charters, en el condado de Berkshire, al oeste de Londres.

Los agentes se personaron con una orden judicial en el complejo residencial, donde aguardaban periodistas y cámaras de televisión. Durante más de cinco horas se prolongó el registro de la vivienda en busca de posibles pistas o material incriminatorio contra el célebre intérprete. 

Fenwick se reservó especificar si la detención de su aparente sospechoso se incluye entre los objetivos de la investigación.

Sir Cliff se queja en su nota de la actuación de la policía que dio previo aviso a la prensa de la operación, pero él no fue notificado de la inminente entrada en su domicilio. "Ahora mismo no estoy en Reino Unido, pero sobra decir que cooperaré completamente si la policía desea hablar conmigo", añade.


Los medios británicos remontan el supuesto incidente con un menor de edad a un acto religioso, en 1985. Al parecer, el autor de la denuncia asistió a una congregación del evangelista Billy Graham, que tuvo lugar en el estadio de Sheffield, en el norte Inglaterra.

Richard abrazó el cristianismo a medidos de los años 60 y a punto estuvo de abandonar una carrera creativa que le ha aportado premios, condecoraciones y éxitos comerciales. Siguió grabando discos y actuando en directo sin romper con su fe y colaborando desde entonces con decenas de causas benéficas.

Ningún artista británico ha vendido tantos sencillos con Sir Cliff. Debutó con los Shadows con Move it, en 1958, y al año siguiente cosechó su primer número uno con Living Doll. En sus seis décadas con el micrófono en mano, que aun maneja con soltura, ha vendido más de 260 millones discos en todo el mundo.


Sir Cliff –recibió la condecoración de la Reina en 1995– se encuentra probablemente en el Algarve portugués, donde recientemente asistió a un acto social en los viñedos de su propiedad. Mientras, continúa en el objetivo de una operación policial que por lo pronto ya ha puesto en cuestión su excelente reputación.

Los británicos están cada vez más resignados a ver a sus ídolos caer del pedestal. El caso del presentador de televisión Jimmy Savile ha destapado una serie de históricos abusos sexuales con menores de edad por parte de estrellas de la pequeña pantalla. 

El propio Savile, que brilló en la BBC durante décadas, se aprovechó de su fama para cometer delitos de pederastia. Sus crímenes comenzaron a investigarse con vigor tras su muerte, pero las pesquisas aún no han concluido. Nuevas víctimas y más presuntos perversos surgen semana tras semana.

Las alegaciones contra Cliff Richard no están conectadas con el caso Savile y sus múltiples ramificaciones, que dirige Scotland Yard en la operación apodada Yewtree. 

La denuncia contra el intérprete de Devil Woman se ha efectuado en el norte de Inglaterra y la investigación está bajo control del cuerpo de policía de South Yorkshire. Agentes de la región de Berkshire, de la fuerza de Thames Valley, participaron también en la redada de ayer.

La popularidad de Cliff Richard cruza barreras generacionales. Cuando una emisora de radio vetó su repertorio de la lista regular de discos se montó un tremendo estruendo en la calle y en el resto de los medios. 


Asiduo en el torneo de tenis de Wimbledon, el cantante improvisó una versión de Bachelor Boy cuando la lluvia arruinó el espectáculo una jornada de 2008. Con el juego suspendido, las gradas enteras le acompañaron en el segundo tema, su famoso Summer Holiday.

Cliff Richard –cambió oficialmente su nombre de cuna en los años 80– no tendrá ganas de congratularse estos días. La canción todavía se siente como una espinilla en el orgullo británico. 

Hoy es un tema clásico pero en el concurso de Eurovisión de 1968 se vio relegado a segunda posición, por detrás del La la la de Massiel. Muchos piensan que el voto de diferencia favorable a España en la cita anual del pop, que ese año se celebró en el Royal Albert Hall de Londres, fue amañado en una maniobra orquestada por Franco.


Eurovisión negó en una segunda ocasión el triunfo a Cliff Richard. Se presentó en 1973 con Power to all a friend y, aunque esa vez se colocó en tercer puesto, fue adelantado de nuevo por intérpretes españoles, el grupo Mocedades y su pegadizo Eres tú.

El cantante suele veranear todos los agostos en su residencia portuguesa antes de dar el salto a Nueva York. Este año también tiene previsto grabar la segunda parte del Fabulous Rock n Roll Singbook, su última entrega discográfica. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario